Month: noviembre 2019

Nov26

Every year in December, Jerez de la Frontera is filled with its typical «Zambombas» parties, one of the more typical cultural and festive events of Andalusian folklore. Since 18th century, at the beginning of the month and until Christmas Eve, friends, neighbours and families gather in the patios of the “casas de vecinos” (palace houses where different families used to live sharing the facilities as one  big family),  house barnyards and “gañanías” (farm houses).

During the zambombas, while  women were preparing the sweets for Christmas Eve, the party started around a fire, with men and women dancing and singing spontaneously popular songs, carols and old gossips in a flamenco tone drinking  anis, punch and Sherry wine.

The main instrument used was the «zambomba», which this festival declared of Cultural Interest takes its name from.

The Zambomba, unlike all other flamenco parties, is a celebration with a strong participatory character, since in other flamenco parties there is a separation between the performers (cantaores, tocaores and bailaores) and the public; nevertheless in the Zambombas everybody is welcome to participate, singing, dancing or playing an instrument, so that the individual flamenco singers turn into an entire chorus singing flamenco tones.

At the Zambomba you can see and hear famous flamenco artists as well as anonymous flamenco fans who can hardly be seen during the rest of the year.

The cheerful, anarchic and carefree spirit of this party makes it unique, a place where everybody can let go and start singing to reveal their most flamenco side.

Nov26

Llegando el mes de diciembre, Jerez de la Frontera se llena de sus típicas “Zambombas” una de las costumbres culturales y festivas más propias del folklore andaluz. Desde el siglo XVIII, a principios del mes y hasta la víspera de Nochebuena, amigos, vecinos y familiares se reunían en los patios de las casas de vecinos, los corrales de las casas y gañanías.

En ellas, mientras las mujeres preparaban los dulces que se consumirían la noche del 24, alrededor de una candela (hoguera) se cantaban y bailaban de forma espontánea canciones populares, villancicos y chascarrillos de la época en un tono aflamencado rociados con vinos de Jerez, anís, ponche.

El instrumento principal, del cuál toma nombre esta fiesta declarada Bien de Interés Cultural, es la zambomba.

La Zambomba, a una diferencia del resto de las fiestas flamencas, es una celebración con un fuerte carácter participativo, ya que en el resto de fiestas y juergas flamencas hay una separación entre los protagonistas (cantaores, tocaores y bailaores) y el público; sin embargo en la Zambombas todo el mundo es bienvenido a participar, cantando, bailando o tocando algún instrumento, de forma que pierde el carácter individual del cante flamenco para convertirse en un canto a coro aflamencado.

En la Zambomba se puede ver y oír cantar a artistas consagrados como a aficionados anónimos que el resto del año difícilmente se pueden ver.

El espíritu alegre, anárquico y desenfadado de esta fiesta la hace única, donde cualquiera puede dejarse llevar y arrancarse a cantar dejando ver su lado más flamenco.

Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso política de cookies, puede cambiar la configuración u obtener más información en el siguiente enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat