La zambomba jerezana

Nov25

La zambomba jerezana

Cultura, Fiestas, Jerez 0 comments

Llegando el mes de diciembre, Jerez de la Frontera se llena de sus típicas “Zambombas” una de las costumbres culturales y festivas más propias del folklore andaluz. Desde el siglo XVIII, a principios del mes y hasta la víspera de Nochebuena, amigos, vecinos y familiares se reunían en los patios de las casas de vecinos, los corrales de las casas y gañanías.

En ellas, mientras las mujeres preparaban los dulces que se consumirían la noche del 24, alrededor de una candela (hoguera) se cantaban y bailaban de forma espontánea canciones populares, villancicos y chascarrillos de la época en un tono aflamencado rociados con vinos de Jerez, anís, ponche.

El instrumento principal, del cuál toma nombre esta fiesta declarada Bien de Interés Cultural, es la zambomba.

La Zambomba, a una diferencia del resto de las fiestas flamencas, es una celebración con un fuerte carácter participativo, ya que en el resto de fiestas y juergas flamencas hay una separación entre los protagonistas (cantaores, tocaores y bailaores) y el público; sin embargo en la Zambombas todo el mundo es bienvenido a participar, cantando, bailando o tocando algún instrumento, de forma que pierde el carácter individual del cante flamenco para convertirse en un canto a coro aflamencado.

En la Zambomba se puede ver y oír cantar a artistas consagrados como a aficionados anónimos que el resto del año difícilmente se pueden ver.

El espíritu alegre, anárquico y desenfadado de esta fiesta la hace única, donde cualquiera puede dejarse llevar y arrancarse a cantar dejando ver su lado más flamenco.

Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso política de cookies, puede cambiar la configuración u obtener más información en el siguiente enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat